muslos, jugueteé con sus nalgas, tocándolas, agarrándolas, dándoles forma, ablandándolas. Tal era el caso de Clara, la joven mujer del Duque., a quien conocí durante mi estancia en Londres.

Lee mas…